Avila Araujo: “Hemos dejado de ser espectadores pasivos”